Dante Olson, un ejemplo dentro y fuera del campo

El pasado mes de febrero, cuando el coronavirus todavía no había encerrado a la mayoría de la población mundial en sus casas, un linebacker formado en Montana, universidad de la FCS (lo que vendría a ser una subdivisión dentro de la primera división de la NCAA Football), sorprendió a muchos con su Combine.

Dante Olson estuvo muy serio en la prueba por excelencia pre-Draft, y los ojeadores y equipos de la NFL quedaron contentos. Sus 42 pulgadas en el salto vertical suponen la mejor marca de un LB, este año, en la prueba. Y solo dos LB han mejorado esta marca en el pasado.

Con un total de 179 tackles (11 TFL) a lo largo de la pasada temporada (récord de la Big Sky Conference), Dante Olson firmó una temporada excepcional que le fue reconocida con el premio Buck Buchanan 2019, galardón entregado al mejor jugador defensivo de toda la FCS.

Además, el jugador de último año los Grizzlies, natural de Medford (Oregón), ayudó a Montana a volver a los cuartos de final de los playoffs de la FCS (1ª vez desde 2015 para la universidad de Montana)

Todos estos registros, todos estos honores no le han llegado por casualidad, no le han caído del cielo, y es que la historia de Dante Olson es una de las historias del Draft de la NFL 2020. Desde pequeño ha luchado para estar aquí y es que lo de luchar le viene de familia.

Como recogen en la página oficial de la universidad de Montana, el bisabuelo materno de Olson, Dante Natali, vivía en Italia durante la Segunda Guerra Mundial y fue un claro opositor al régimen fascista de Benito Mussolini, por lo que acabó siendo perseguido y tuvo que huir del país.

Para empezar una nueva vida lejos de Italia, Natali puso rumbo a los Estados Unidos tras coger el objeto de mayor valor de su familia, el anillo de bodas de su esposa, una exquisita pieza de joyería que le serviría, una vez en América, para financiar sus estudios en la universidad de Columbia y obtener, otra vez (ya era ingeniero en Italia), el título de ingeniería para poder ejercer como tal en su nuevo país. Por cierto, compró el anillo de nuevo y sigue en poder de su familia desde entonces.

Dante Natali lo tuvo muy difícil, pero salió adelante, y aunque las circunstancias de su bisnieto, Dante Olson, fueran diferentes, sin duda demostró que lo de luchar contra la adversidad viene de familia, igual que lo de triunfar en el fútbol americano.

Su padre, Jeff Olson, fue entrenador jefe de los Raiders de Southern Oregon University (está en su hall of fame), por lo que siempre estuvo ligado al deporte que ama. Por ese lado, todo fue bien, pero en la escuela secundaria su vida no fue la que un niño debe tener.

Dante Olson sufrió acoso escolar en su etapa de instituto. Un acoso extremo que le llevó a tener pensamientos suicidas. ‘Lo veía todos los días llorar y decir que nunca volvería a la escuela. No aprecié hasta qué punto estaba realmente sufriendo hasta años después. Me lamento por no reconocer las señales. Me rompe el corazón saber que había tenido esos pensamientos’, dijo su padre Jeff al equipo de comunicación de la universidad de Montana.

Nada tenía sentido para un joven Dante Olson que sufrió depresión, ansiedad y otros problemas derivados del bullying que sufría en la escuela. Se sentía completamente solo en su lucha y no conseguía encontrar una salida. Solo una voz le decía: Dante, no lo hagas. Hay más ahí fuera para ti. Solo esa voz, solo eso hasta que Nick Vujicic acudió a la Escuela Secundaria Ashland para dar un discurso.

Nick Vujicic es uno de los oradores motivacionales más famosos del mundo. Nació sin brazos ni piernas en 1982, como el mismo cuenta en su página,  https://www.lifewithoutlimbs.org/, y desde entonces ha intentado ayudar a millones de personas alrededor del mundo con su mensaje y la palabra de Dios.

Una de esas personas fue Dante Olson, quien al escucharle en aquel escenario sintió que le hablaba directamente a él. Le entendía. Sabía lo que sufría y sus palabras le dieron el aliento que necesitaba.

Todo cambió desde ese instante para Dante Olson. El acoso no cesó, pero Dante consiguió hacerse fuerte entre las sombras que le acechaban. “Con el tiempo lo vimos crecer y sanar”, explicaban sus padres.

Dante Olson dejó atrás la etapa más complicada de su vida y se apoyó en el fútbol americano, que siempre había estado ahí para él, para crecer dentro y fuera del campo. No lo tuvo fácil para hacerse un hueco en la élite hasta que en la universidad terminó por consagrarse como uno de los mejores LB de los Estados Unidos.

Con un juego duro, sólido y poderoso, tanto contra la carrera como en las coberturas, su nombre fue sonando más y más entre los principales analistas del Draft de la NFL durante su último curso en Montana y ahora llama a las puertas de la mejor liga de fútbol americano del mundo.

Pero Olson no se olvidó de todo lo que había pasado a pesar de ser una estrella de fútbol americano en la NCAA. Desde 2018, Olson ha estado trabajando en una campaña contra el acoso escolar, dando charlas en diferentes institutos, además de actuar como mentor y amigo por correspondencia con niños desfavorecidos (en situaciones complicadas) en Gerber, California, en el programa ‘No Excuses University’. Dante les da consejos, lee y responde a sus mensajes, entabla conversaciones vía Skype con ellos y les da todo tipo de apoyo, enfocado en este caso a que persigan sus sueños universitarios.

Y es que Olson no quiere ser solo el mejor jugador de fútbol americano que pueda ser. También quiere ser la mejor persona que pueda ser, y eso está claro que lleva mucho tiempo lográndolo.

No sé en qué posición saldrá Olson en el próximo Draft de la NFL (los expertos creen que podría ser una selección tardía de segundo día o de tercer día en la mayoría de los casos), pero espero que le vaya muy bien en su futura carrera profesional. Jugadores como él son siempre importantes para los equipos, pero, por encima de eso, personas como Olson merecen tener la mayor de las suertes.

Fuente principal del artículo: https://gogriz.com/news/2018/12/25/football-2018-gogriz-com-person-of-the-year.aspx

Foto: Universidad de Montana

¿Qué pasará cuando el coronavirus alcance los campos de refugiados?

No estamos hablando lo suficiente de los campos de refugiados estos días. Si el coronavirus ha sido capaz de poner en jaque a países como China, Corea del Sur, Italia o España, y poco a poco alterar todo el panorama mundial, por mucho que algunos todavía se nieguen a reconocer el problema o sigan haciendo caso omiso a los consejos de expertos como el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la OMS, ¿qué pasará cuando el coronavirus alcance los campos de refugiados? ¿Hay algún tipo de plan o respuesta para el momento en el que el COVID-19 llegue a estos campos de refugiados?

PODCAST – UNOS MINUTOS CON PEDRO (01)

Read More

Hermanos de sangre

Javier Ortega Smith expuso en su cuenta personal de Twitter un texto en el que dejaba claro su ‘patriotismo’ y también su racismo. Todo acompañado de un montaje, bastante cutre, en el que podíamos ver al diputado de VOX en varias labores de su vida cotidiana. Hasta ahí, sin problemas. Nada que nos sorprendiese a la mayoría de los españoles. Algún despistado quizás, pero poca cosa.

Pero Javier fue más allá y utilizó la famosa canción de Loquillo, ‘Hermanos de Sangre’, para amenizar la película que se había montado.

Cuando vi el vídeo no me lo podía creer. Estaba enfadado. Quería ir y decirle cuatro cosas bien dichas al señor Ortega, pero vaya, el coronavirus no me dejó. Frustrado cerré la puerta de mi cuarto. No podía parar de pensar en Loquillo diciendo: ‘Pero Javier, ¿por qué me haces esto Javier? Ya verás el berenjenal…’ Todo esto con su voz ronca y fuerte.

Y el culebrón siguió. Al día siguiente de la publicación del vídeo, Loquillo sacó un comunicado en su cuenta de Twitter para dejar claro que no había autorizado a nadie la utilización de su repertorio musical para usos partidistas. ¡Hasta ese punto habíamos llegado!

Pero no te preocupes Loquillo. Yo me acordaré de ti al escucharla. Puede que alguna vez me vuelva el recuerdo del señor Ortega Smith entrenando sus abdominales, pero prometo que la mayor parte del tiempo intentaré tararear ‘yo seré tu hermano de sangre y tu refugio en el infierno’ sin remordimiento.

Nuestro himno es este aplauso

22:00 h. del 14 de marzo de 2020. España se une para salir a los balcones y aplaudir a los sanitarios y sanitarias (e incluiría a todos los trabajadores de hospitales, farmacias y supermercados) que trabajan estos días para frenar el avance del coronavirus. 

Ellos y ellas son nuestro orgullo. Nuestro himno es este aplauso sin banderas ni más símbolos que el de un pueblo que sabe lo que importa y deberá acordarse de ello cuando todo pase.

No más recortes. No más excusas para no alimentar el orgullo de todo un país. Pues el pueblo español es un aplauso, una mano amiga al que lo necesita, un refugio para el que huye del horror. El pueblo español no es uno, son muchos y este aplauso es el que nos une.

Idiota

Todo gira a tanta velocidad a su alrededor que pierde el sentido entre tanto común

No distingue bien sus emociones jugando a la ruleta rusa con ellas

Solo una brilla con claridad, pero tiene miedo y la oculta entre sus sombras

No quiere arrastrar a nadie más a la tormenta en la que se ha convertido su vida

Read More

Nervioso

Escribo desde hace mucho tiempo en la misma esquina. El mar ya no me ilumina con su mirada inquieta, pero esta noche vuelvo a sentirme ligero. Sin rumbo fijo sueño, seriamente, con el futuro. Lo hago por primera vez desde hace meses y eso me libera, hasta cierto punto, de la carga de un pasado que sigue ahí.

Read More