Cartas a mis villanos favoritos (01) – Colin Kaepernick

Colin, colega, aclárate de una vez que me tienes muy confundido. No puedes ser el bueno y el malo de la película. Elige un papel y me lo comunicas, que ya me veo venir que también vas a querer ser el feo, lo que solo podría pasar si vuelves a tu antigua casa, San Francisco, esa en la que ahora manda un guaperas llamado Jimmy. Allí cualquiera podría ser el feo.

Pero no me líes, Colin, que sé que te gusta mucho eso de liarla. ¿No tuviste suficiente con la que montaste en aquel partido de pretemporada ante Green Bay? Sí, hace casi 4 años, cuando te arrodillaste ante la bandera de tu país mientras sonaba el himno de los Estados Unidos de América. Y no me vengas con la frase de moda, ‘no lo vi venir’, pues tú si lo viste Colin, tú si lo viste.

¿A quién se le ocurre arrodillarse en protesta por la vulneración de los derechos humanos en los Estados Unidos? ¿A quién se le ocurre arrodillarse para pedir justicia por las muertes de ciudadanos afroamericanos a manos de miembros de la policía? ¿A quién se le ocurre hacer algo así en un país en el que, hasta hoy, no sabíamos que existía el racismo? ¿A quién se le ocurre Colin? Ya te respondo yo: se te ocurre a ti y solo a ti, por eso te largaron de la NFL. Por eso, desde entonces, no has vuelto a jugar en un equipo profesional de fútbol americano por mucho que algunos intentasen hacernos creer que no te vestías de corto por motivos puramente deportivos.

Porque podremos estar de acuerdo, querido Kaepernick, en que no fuiste el mejor QB del mundo, pero de ahí a quedarte sin una plaza en la NFL, ni siquiera de suplente, no parece que tenga mucho que ver con tu nivel deportivo. Si no la hubieses liado al reivindicar una lucha más que necesaria todo seguiría igual. Sin embargo, no te quedaste callado y ahora tus fans solo podemos ver tu camiseta cuando la sacamos del armario, y lo peor es que yo, que te admiraba antes de que ‘casi’ ganases la Super Bowl, tengo que aguantar que me llaman ‘postureta’ por ello… ¿Por qué tuviste que ser tan perverso?

Y claro, cuando ya tenía asumido que serías el malo por siempre, vas tú y te pasas al bando de los buenos. Pues resulta que ahora, con la que tienen montada en tu país tras el asesinato de George Floyd, has pasado de ser el malo al bueno de la película. Incluso para los que antes te llamaban ‘traidor’ y ahora piden perdón por no haberse dado cuenta de los crímenes que les gritabas a la cara. Hasta es posible que vuelvas a jugar en la NFL. ¡Vaya giro argumental! Como cuando Anakin pasa de salvador al anticristo en una de las mejores películas de Star Wars (por mucho que a algunos les duele reconocer la verdad), pero justo al revés. Porque claro, Colin, si ahora eres el bueno de la película, ¿quién va a ser el malo? Siempre tiene que haber un malo.

Drew Brees me hubiese encajado, pero tras abrazar el lado oscuro volvió rápidamente al recto camino del Jedi. Pensé entonces en el novato Fromm tras filtrarse una serie de mensajes racistas que se le atribuían a su persona, pero todavía le viene grande ese papel. El ex de Georgia está más para ser un secundario que un protagonista, incluso puede que solo sea un figurante.

Así que ya ves, aquí estoy pensando en alguien que ocupe el papel de villano ahora que te han puesto la capa de héroe. Pero bueno, no te preocupes por mí, en el peor de los casos siempre nos quedará el comodín de Belichik. Tú céntrate en ser el bueno de la película que te lo has ganado después de tanto liarla, aunque ya sabes, si quieres ser el malo otra vez, por aquí nos gustan ese tipo de villanos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s