Nervioso

Escribo desde hace mucho tiempo en la misma esquina. El mar ya no me ilumina con su mirada inquieta, pero esta noche vuelvo a sentirme ligero. Sin rumbo fijo sueño, seriamente, con el futuro. Lo hago por primera vez desde hace meses y eso me libera, hasta cierto punto, de la carga de un pasado que sigue ahí.

No tengo ni idea de lo que me deparará el mañana. No tengo nada claro, pero los horizontes del presente se difuminan en un viaje que comienza con nuevos retos.

La marea baja, su ruido se hace notar y me doy cuenta de que estoy solo ante estas olas que van y vienen. Estoy presionado por una sociedad que te mete prisa. Estoy tenso por una conciencia que me dice que apriete y tengo miedo por saber que podría no volver a sonreír igual.

Sin embargo, también estoy nervioso. Nervioso por no saber que vendrá. Se me eriza el vello al pensar en ese océano de posibilidades. Quiero navegar por ellas y arriesgar por la que me haga más feliz.

Y es que no tengo nada que perder y quiero ganarlo todo. Y se acabó el tenerle respeto a la incertidumbre. Y caí y caeré mil veces, pero volveré a volar hasta que se me caigan las alas, pues siempre quise el cielo por mucho que me lleven al infierno. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s