Los Angeles de la otra mitad, los renegados de Hollywood que piden paso

Una historia de superación, terrenal y con tintes de grandeza. Los Clippers son una franquicia especial y os explicamos a que se debe

El Oracle Arena cerraba sus puertas triste y derrotado, pero en sus entrañas, en uno de sus vestuarios, unos renegados de la cultura hollywoodense celebraban una victoria, la de los marginados en una ciudad dominada por oro y púrpura.

Los Clippers habían ganado, contra todo pronóstico, el quinto partido de la serie, y regresaban a Los Ángeles para intentar enviar la primera ronda al séptimo partido frente a uno de los mejores equipos que se han visto en la NBA: los Golden State Warriors de Steve Kerr.

Un proceso de reconstrucción

Steve Ballmer compró la franquicia en 2014 con una idea en mente: formar un equipo. Quería un conjunto de nombres que funcionase como un engranaje perfecto, y respaldado por una directiva con la cabeza bien amueblada, parece que ya casi lo tiene. “Vamos a llevar a los Clippers al siguiente nivel”, decía en su estreno, y no parece mal encaminado.

Alejados de la lluvia de estrellas, los paseos de la fama y las entregas de premios, los reclutas de los Clippers se han dejado caer por la costa californiana venidos de lugares en los que ya no tenían hueco. Vendidos a la baja e infravalorados, han encontrado en Los Ángeles un modelo adecuado para asentarse y despuntar en lo que mejor saben hacer: jugar al baloncesto. Lou Williams, Montrezl Harrell, Patrick Beverley…Todos ellos exiliados de sus hogares que han encontrado en Los Ángeles una oportunidad de competir contra los modelos de moda.

Más de lo que nuestros ojos ven

Los Ángeles es una ciudad que brilla ante los ojos del mundo entero. Grandes torres imitan a la gran manzana neoyorquina, celebridades que pasean y visten prendas de ropa inaccesibles para el pueblo, glamour en cada foto y la eterna promesa de un sueño que, siendo sinceros, solo una minoría acaba cumpliendo. Demasiado bonito para ser verdad. Incluso sus laureados Lakers, una de las mejores franquicias de toda la historia, no luce tanto como antaño. La división de sus partes y la renuncia de mitos como Magic Johnson les ha golpeado en pleno vendaval y sin playoffs, y ante la adversidad han tenido que venir sus vecinos ‘pobres’ para rescatar a la ciudad. La clase media y trabajadora que se esconde a la sombra de los reportajes y las películas ha tenido que dar la cara por su ciudad, pues es suya por mucho que intenten vestirla de marca.

Los Oscar, los Emmy o los Grammy han escondido una realidad mucho más cruda y menos preparada para las portadas de los periódicos: los Ángeles es una ciudad sin techo y de sin techos. No para de crecer, pero a la vez va entregando a sus calles un gran número de personas que no encuentran hogar. Una especie de sacrifico para lograr el primer puesto de los Estados Unidos.

En Beverly Hills no tienen ese tipo de problemas, pero pregunten por Boyle Heights, Pacoima o South Central. La primera, por ejemplo, según varios estudios, está formada, en su gran mayoría, por residentes latinos con ingresos bajos y que, debido a la alta concentración de fábricas y plantas de desperdicios de materiales peligrosos, sufren un mayor riesgo de padecer enfermedades como asma, trastornos del corazón, cáncer, problemas respiratorios y muertes prematuras. Para ser más exactos, dos o tres veces más que el resto de la población angelina. South Central, por su parte, cuenta con una de las tasas más altas de homicidios de todo los Estados Unidos. La otra cara del paraíso…la que no queremos ver.

Los Clippers representan a esa ciudad. Los Ángeles es mucho más que Hollywood y los de Doc Rivers, gracias a un trabajo minucioso y de muchos años, han terminado por derribar la puerta de la NBA más emblemática. Son ellos los que mandan ahora en Los Ángeles. Han encontrado su camino a la salvación y, ganen o pierdan, es imposible no quererles. Pues no todo es perfecto, aunque lo parezca, y ellos no quieren esconderlo.

A un paso del anillo

Los Ángeles Clippers, consolidados y asentados en un estilo que da voz a los silenciosos, necesitan también un megáfono para poder hacerse escuchar en la cúspide. Ya han dado los pasos más complicados y comprometidos, pero necesitan acudir a la agencia libre para pescar figuras icónicas que se ajusten a su proyecto y lo doten de un fondo preparado para asaltar el trono.

No necesitan ni quieren a un LeBron que acapare todo y se adueñe de su identidad, pero pueden encontrar estrellas que se ajusten a lo que Doc Rivers pide. Kawhi Leonard, aunque no funcionó en San Antonio, podría ser su hombre. Jugador inconmensurable atrás que marca diferencias con su defensa y que, en ataque, podría incorporarse a una estructura versátil y con más de un recurso.

Independientemente de que lo que fichen, los Clippers tiene que tener claro lo primordial, y es mantener ese aura tan diferente, para nada mágica, y mucho más terrenal que la de sus vecinos en Los Angeles. Ellos son así, y los necesitamos. Pues si nadie es capaz de salvar Los Ángeles de los múltiples problemas que la acosan, alguien tendrá que vengarla.

Fuente y recomendación personal: https://www.dailynews.com/2019/04/13/clippers-offer-a-better-model-for-socal-than-the-lakers/

Artículo publicado en Gigantes: 25/04/2019

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s