Historias Copa Colegial (Capítulo I): Corazonistas y dos chicas con mucha fuerza

Desde Gigantes hablamos con dos miembros del salón de la fama de la Copa Colegial, Yoselin Villarreyes y Patricia Díaz, dos jugadoras de calidad exquisita y que fueron incluidas en la edición de 2017

La tarde pintaba lluviosa, gris y algo descafeinada. Era uno de esos días que no tienen nada de especial, pero entonces el baloncesto se hizo eco a través de dos jóvenes simpáticas y naturales con muchas historias que contar.

Corazonistas es un colegio de tradición baloncestística. Su cantera ha dado grandes talentos madrileños, en especial en la categoría femenina, y en la Copa Colegial han ido demostrando, año tras año, toda esa calidad que atesoran.

Yoselin Villarreyes (13/07/95) y Patricia Díaz (13/01/95) son dos de las jugadoras de una de las mejores generaciones que se recuerdan en Corazonistas, y también son las dos chicas con las que me reuní un miércoles cualquiera a las puertas de su colegio.

El frío apretaba, pero un bar cercano nos abrió sus puertas y allí, sentados y resguardados del temporal, un par de refrescos y la conversación como punta de lanza iniciaron una serie de preguntas y respuestas sobre la Copa Colegial.

Patricia tomó primero las riendas en la pareja, pero Yoselin se fue sumando con igual fuerza según avanzaban los minutos. Pronto descubrí que entre las dos forman una dupla muy interesante. Se notaba complicidad de amigas, de hermanas, de compañeras de equipo que llevan toda una vida girando en torno a una pelota naranja la mar de contentas. Compitiendo, ganando y perdiendo, pero siempre con la ilusión por disfrutar acompañadas de su pasión, esa que los tres compartimos desde diferentes ángulos y puntos de vista.

Sus aventuras con el baloncesto comenzaron muy pronto. Apenas con 9 años se sumergieron por primera vez en ese océano de gigantes llamado basket. Fueron paso a paso, pero siempre destacaron. Rápidamente entraron a formar parte del equipo de la Copa Colegial, es decir, del conjunto destinado a salvaguardar el honor de un colegio con carisma y gen triunfador. Yoselin inició su andadura en 2 de la ESO, mientras que Patricia se incorporó un año después. En aquel momento, ninguna podía saberlo, pero acabarían haciendo historia en la mejor competición de baloncesto colegial.

Junto a otras estrellas corazonistas como Nuria Herrero, Yoselin y Patricia se hicieron con dos títulos en sus dos últimos campeonatos. Siempre dominando y demostrando que tenían lo necesario para reclamar la victoria final. Como ellas mismas me cuentan, su grupo era especial, diferente. Además de ser una familia, tenían un nivel muy elevado con el que peleaban ante cualquier oponente. Son varios equipos históricos a los que hicieron morder el polvo estas dos guerreras de la canasta, dos frikis como dice Yoselin en una ocasión, y me gusta el término, pues todos somos un poco frikis cuando algo nos gusta de verdad.

La Copa Colegial era para ellas, más que cualquier otra cosa, una experiencia fantástica con la que hacer piña, juntar a cientos de personas en la grada y disfrutar de lo más parecido en España a un ambiente norteamericano universitario. Sus vivencias no se pueden contar con los dedos de las manos, y aunque son tantas que resulta casi imposible escoger, las dos finales ganadas, por como hablan de ellas, se nota que dejaron una huella muy especial. Son dos de esos recuerdos que no se borran nunca. De los que dejan una cicatriz dulce y que da gusto enseñar a través de una buena charla.

El colegio siempre se ha volcado con la Copa Colegial. Yoselin comenta como, a veces, llegaban a clase con el uniforme de juego para salir preparadas desde el aula al partido. Todos sabían que eran ellas las elegidas de poner a Corazonistas en la cima, e incluso algunos profesores se acercaban para ver los duelos con sus propios ojos. Describen algunos de sus recuerdos y se nota su emoción al contarlos.

El grupo siempre ha sido importante para ellas, aunque a buen seguro que ofertas no les han faltado para intentar dar un salto más en lo individual. Ambas han jugado con la selección madrileña y ambas han recorrido el camino de la canasta con más glorias que penas, por mucho que Patri esté, en estos momentos, recuperándose de una lesión que la hizo pasar por quirófano. Una pronta recuperación es lo que la deseamos. Queremos volver a verla jugar.

Retomando la senda que me ha conducido hasta la parada de metro Colombia, un sorbo a la bebida da paso al tema de los estudios. Ambas están inmersas en la fase pre-trabajo y eso no es fácil de compaginar con una agenda de baloncesto tan ajetreada como la suya. Patricia prepara una oposición mientras ejerce de entrenadora y acompaña a su equipo siempre que puede. Por su parte, Yoselin se encuentra en Magisterio, jugando y entrenando en Corazonistas. Ambas se pasan gran parte de su tiempo en el colegio, y eso les ha generado un sentimiento especial que siempre mantendrán en una parte de su corazón.

Antes de partir y tras algo más de una hora conociéndolas, las dos me revelan que estarían encantadas de volver a vivir una Copa Colegial. Ojalá existiese una en la que los antiguos participantes volviesen a enfrentarse. Estoy seguro que Yoselin y Patricia estarían allí dando guerra. Yo desde luego que no perdería la ocasión de ver uno de esos partidos. Pero mientras llega, ellas seguirán en su hogar. Corazonistas estará siempre para ellas y ellas lo estarán para Corazonistas, pues no es su equipo, ni su colegio, es una parte importante de su familia.

Artículo publicado en Gigantes: 04/02/2019

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s