Hablamos con Filip Petrusev sobre el inicio de Gonzaga en la NCAA

El interior serbio ha terminado por recalar en Gonzaga, una de las universidades más potentes de la NCAA y con cierta fama entre los interiores blancos y europeos

“En un campeonato junior de bastante nivel, y en un contexto en el que no se esperaba un papel estelar de Filip Petrusev, el interior serbio acabó siendo la gran sensación del torneo. No era muy físico, pero tenía mucha habilidad técnica. Tiraba de tres con facilidad, dominaba cerca del aro por altura y fundamentos, pero sobretodo, daba la sensación de que no se equivocaba a la hora de jugar. Ni malas decisiones, ni malos tiros”, comenta Gerard Solé (ACB). Sus palabras hacia el balcánico tienen doble valor, ya que, debido a su experiencia, sabe identificar a los grandes proyectos.

Aquel Campeonato de España Junior del que habla Gerard, es el celebrado en Guadalajara en el año 2016. Con grandes nombres como Dino Radoncic, Nenad Dimitrijevic, Rodions Kurucs o Carlos Alocén, el espigado chico del Baskonia se ganó su fama en la pista a base de grandes actuaciones, y eso le permitió poner rumbo a los Estados Unidos con el cariño de la grada en la mochila de viaje.

Petrusev no tardó en darse cuenta de que sus capacidades necesitaban un plus, y para ello la mejor opción era cruzar el charco. Con un tiempo en la prestigiosa Montverde Academy, Filip ha terminado por recalar en Gonzaga, una de las universidades más potentes de la NCAA y con cierta fama entre los interiores blancos y europeos. Desde allí, y tras un gran estreno de la temporada (8’6 puntos y 4’1 rebotes de media en los 8 primeros encuentros), nos atiende vía telefónica.

“Personalmente, me siento muy bien. Me dan oportunidades todos los partidos. Ya sabéis que Tillie se ha lesionado, por lo que tengo más minutos, tengo que jugar más e intentar ayudar al equipo en todo lo que necesiten. Me siento muy bien, creo que hice buenos partidos y que ayudé al equipo a ganar”, nos comenta Filip acerca de sus primeras sensaciones de la campaña. El serbio está siendo protagonista con los Zags, en especial con una final muy destacada en el Maui Invitational, uno de los eventos más importantes del año en la NCAA.

En Maui, Gonzaga consiguió dar la sorpresa ante la todopoderosa Duke, por lo que fue algo más que un triunfo. “Maui nos dejó una sensación muy buena para nosotros. Era un torneo muy importante, nuestro primer objetivo por así decirlo. Empezamos muy bien, llegamos a Maui sin ningún encuentro perdido y trabajamos bien para el evento. Sabíamos que era un torneo con equipos muy duros, como Illinois, Arizona…Todos tenían jugadores muy buenos, pero todos esperábamos a Duke en la final. Duke llegaba como número 1 y queríamos jugar contra el equipo al que todos consideraban el mejor”, explica Filip en perfecto castellano, y es que no ha perdido lo aprendido en España, incluso parece mejorarlo día a día. Sorprendente.

“Las claves para derrotar a Duke fueron: controlar el ritmo del juego, en ataque buscar tiros abiertos, jugar tranquilos, hacer que tuvieran que trabajar en defensa, correr atrás para defender, parar su ataque en transición y calmar el juego. También sabíamos que teníamos que frenar a sus cuatros freshman: RJ Barrett, Zion Williamson, Tre Jones y Cam Reddish. Entre los 4 meten casi todos los puntos de Duke, así que, frenarles era casi ganar el partido. Hicimos buen trabajo, sobre todo en primera parte y al empezar la segunda. Al final, comenzamos a fallar tiros y ellos podían correr más, por lo que acabó por ser un partido más interesante. Íbamos empatados, pero no perdimos la cabeza. Con experiencia y tranquilidad pudimos cerrar el encuentro”, añade Petrusev, quien vuelve al trabajo con la cabeza fría y consciente del camino que le queda por recorrer antes de cumplir su sueño, vestir una camiseta de la NBA. Si todo va bien, no tendrá problema en conseguirlo.

Por último, y gracias a los compañeros Juan Domínguez y Bastian García, os dejamos dos perfiles muy interesantes de Filip Petrusev.

Juan Domínguez (The Wing)

“Un jugador dominador en categorías inferiores en Europa y que podría dominar en un futuro. Quizás todavía le falte algo de físico para poder competir a un alto nivel, sin embargo, es un jugador que está muy por encima a nivel de abrir juego, espacios y sobre todo de anotación interior respecto al resto de jugadores europeos de su edad. En MontVerde Academy evolucionó mucho y el verano pasado fue clave para el campeonato europeo conseguido por Serbia. Allí, se notó su superioridad y consiguió que todos los ojos se centraran en el de Gonzaga. En un futuro no muy lejano, lo veremos dominando”

Bastian García (The Wing)

“La fábrica de talentos Serbia sigue rindiendo al máximo nivel. Petrusev nos enamoró a todos en el pasado Europeo U18 tras su formación en la prestigiosa Montverde Academy y es ahora en Gonzaga donde ya ha dado muestras de ser uno de los proyectos internacionales más interesantes de los últimos años. Coordinación, fluidez de movimientos y versatilidad ofensiva dan al serbio un perfil de enorme importancia en la rotación de los Bulldogs desde el primer momento. Algo atípico para un freshman en Gonzaga, pero que sin embargo nos da una idea fiable del volumen de jugador que hablamos. Si se desarrolla en defensa con un perfil más intimidante al mismo nivel que produce impacto en ataque produciendo cerca y alejado del aro, estamos hablando del próximo perfil serbio en aterrizar en la NBA”

Artículo publicado en Gigantes: 03/12/2018

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s