Canarias Basketball Academy: Una fábrica de talento

Charlon Kloof, Volodymyr Gerun, Vladimir Brodziansky y Duda Sanazde pasaron por la CBA en sus inicios

La Canarias Basketball Academy (CBA) es un centro de alto rendimiento de renombre mundial que dedica su conocimiento experto y experiencia para brindar al atleta/estudiante no solo la oportunidad de mejorar sus aspectos técnicos y tácticos del juego, sino también crecer fuera de la cancha con su dedicación a la educación y los valores para la vida, que juegan un papel importante en su desarrollo. Así se define en su propia página web la CBA, pero vamos a conocerla un poco mejor.

La CBA nació en 2007 y, ahora, con 12 temporadas a sus espaldas, Rob Orellana, su director y fundador, se muestra realmente satisfecho de lo conseguido. “12 temporadas ya. Nadie pensaba que íbamos a durar tanto. Más de 150 jóvenes que hemos enviado para USA”, comenta.

Hace poco que la CBA se mudó. Su nueva casa se encuentra en La Matanza (Tenerife), un lugar idóneo para seguir progresando. Las instalaciones con las que cuentan son de primer nivel, por lo que no dudaron en hacer las maletas y trasladarse, principalmente debido a la cantidad de horas de las que disponen para entrenar, y es que el tiempo en pista está muy cotizado hoy en día.

Junto a las instalaciones, el otro gran factor que permitió cambiar la sede de la CBA fue la residencia para 26 alumnos con la que ahora cuentan.

Una gran cantidad de jóvenes talentosos son los que han pasado por sus manos, de los que podríamos destacar a 4 nombres que, a día de hoy, forman parte de la Liga Endesa: Charlon Kloof, Volodymyr Gerun, Vladimir Brodziansky y Duda Sanazde (el último en llegar).

Cuatro casos de jugadores que han llegado de maneras muy diferentes a conseguir su objetivo. “En el caso de Kloof lo tenía bastante claro que llegaría por sus características físicas. Es diferente, no es el clásico comunitario. Es un jugador más de corte americano”, dice Rob sobre el actual base del UCAM Murcia.

“Gerun, por ejemplo, aterrizó en la academia con un nivel ya contrastado en los europeos U16 y U18”, explica Orellana. Un nivel que ha explotado para acabar firmando por el Cafés Candelas Breogán esta temporada. El ucraniano vive días de gloria en la élite, pero recuerda con mucho cariño su paso por la CBA: “La CBA fue genial. Rob Orellana me ayudó mucho para la transición al nivel de la NCAA. Su sistema era exactamente lo que necesitaba antes de la NCAA porque era muy similar al estilo de entrenamiento estadounidense. Además, mejoré mi inglés allí antes de inscribirme en la universidad”, nos aclara el pívot.

No obstante, el caso de Brodziansky fue bastante diferente, tal y como nos lo cuenta Orellana. “Es un caso curioso el de Vlad, ya que pertenece a la generación del 94 y era una muy buena generación de pívots. De hecho, el último de los 6 que ficharon en primera división de la NCAA fue él. Fue al último al que pudimos conseguir beca aquel año. Nadie lo quería, lo veían muy flaco. Era el último en el que se fijaban los ojeadores. Sin embargo, finalmente, tras pasar por un Junior College en Kansas (Pratt) y hacer una temporada increíble, aparecieron tres universidades que lo querían: Gonzaga, Oklahoma State y TCU. Acabó en TCU, donde tuvo una carrera espectacular. Nadie esperaba que fuera a tener ese tipo de carrera, sin embargo, siempre tuvo esa calidad. Tenía esa facilidad de anotar, por eso se encuentra ahora mismo en el Obradoiro”. Rob luchó mucho por conseguirle una oportunidad, como lucha por cada alumno que requiere de sus servicios.

La CBA está realizando un trabajo estupendo, a la vista está. No es habitual encontrar una fábrica de tanto talento, no obstante, es una excepción a la tónica que se vive en España. “Hasta que no tengamos aquí algo que pueda darles alicientes a los chavales jóvenes para poder compaginar estudios y baloncesto va a ser imposible competir con Estados Unidos. La fuga de las chicas ha sido espectacular, mucho más que en los chicos. Lo bonito sería tener una liga universitaria vinculada a los clubes profesionales”, aclara un Rob que cuelga el teléfono y vuelve a sus obligaciones, entre las que destaca el no detener la fábrica de talento que tiene organizada en La Matanza (Tenerife).

Artículo publicado en Gigantes: 03/11/2018

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s