Michigan, Sant Julià de Vilatorta y un evento para enmarcar

La universidad de los Wolverines terminó su gira en Barcelona con un partido de altura ante la Penya

Los subcampeones de la NCAA desembarcaron en la ciudad condal para poner a prueba su nivel con algunos de los equipos más interesantes del viejo continente. Michigan, con ese amarillo que siempre les acompaña, pero sin John Beilein, su entrenador y buque insignia, debido a unos problemas de salud, bajaron las maletas en Barcelona con ilusión y ganas de demostrar su talento.

Los Wolverines venían hasta España para disputar algunos de sus primeros partidos de pretemporada y lo hicieron con mucha fuerza de voluntad, aunque, como es obvio debido a su poco tiempo de rodaje y a las importantes pérdidas de la plantilla con respecto a la pasada campaña (Moritz Wagner es el más claro ejemplo), con más intensidad que acierto.

No obstante, pusieron en aprietos al Mega Bemax en su primer duelo. El peculiar equipo serbio, con una plantilla que podríamos catalogar de ‘universitaria’ por su media de edad y su principal objetivo, que no es otro que el de enviar el máximo número de jugadores posibles a la NBA año tras año, tuvo problemas para conseguir la victoria ante los lobeznos. Mientras, los balcánicos vivieron la otra cara de la moneda ante el Movistar Estudiantes el segundo día de competición. Los madrileños fueron el primer conjunto de la Liga Endesa en aparecer por la localidad catalana, pero no el único.

Michigan, con una derrota en su casillero, llegaba al último día para medirse al Joventut. La Penya llenaba el pabellón y Michigan se encontraba con una plantilla tremendamente exigente y de un nivel superior al que van a encontrarse en la NCAA. Los jóvenes lobos pusieron ganas, espectaculo y momentos de verdadera lucidez con el balón en las manos para plantar cara, durante buena parte de la contienda, al equipo de Badalona, sin embargo, la calidad ACB apareció en escena y un inspirado Shawn Dawson reventó el choque. El alero de pasaporte israelí se mostró con una gran confianza de cara al aro, anotando 22 puntos y levantando a la granda en más de una ocasión.

La Penya se fue con la victoria bajo el brazo por 85 a 79, y buenas impresiones de un jugador al que muchos de los aficionados al mundo del basket ya van poniendo cara, Arturs Zagars. Lo del letón fue un auténtico escándalo. Su desparpajo sorprende hasta los más veteranos, y tiene una pinta de cohete con rumbo a la élite europea que quita el hipo.

Dejando al Joventut y retomando con Michigan, quedaron cosas muy interesantes a lo largo de esta mini-gira. La primera, y muy evidente, por desgracia para ellos, es que no son un equipo que, a priori, tenga opciones reales de conseguir lo del año pasado. La plantilla tiene una rotación mucho más limitada, e incluso los titulares van a tener que dar un paso adelante.

Jordan Poole debería ser la estrella. El escolta puede promediar 20 puntos por partido sin problemas y ha dejado detalles de mucho nivel, sobre todo en cuanto a su visión de juego. A la hora de la verdad, el uno que comanda a los suyos. Junto a Poole, el otro gran nombre de Michigan ha sido Ignas Brazdeikis. El alero canadiense de apellido lituano ha mostrado un nivel físico extraordinario, gran decisión para buscar el aro y un carácter dentro de la cancha que hacen pensar en una campaña fantástica para el exterior de primer año. Por contra, el principal problema, además de lo mencionado al final del anterior párrafo, lo encontramos en un juego interior muy limitado. Mucha fuerza y estatura, pero pocos recursos ofensivos y defensivos. Todo intensidad. Demasiado predecibles.

Michigan no es la del año pasado, de eso no quedan dudas, pero en Sant Julià de Vilatorta no ha importado para nada, pues el espectáculo estaba servido y ha sido de primer nivel. Los encuentros han sido emocionantes, con unas gradas deseosas de buen baloncesto y cuatro equipos entregados a una causa, la de ofrecer tres partidos de alto nivel. La organización, con Gerard Solé a la cabeza corriendo de un lado a otro para poner todo en orden, ha conseguido dejar tres días de mucha diversión y baloncesto con algunos equipos a los que será raro poder volver a ver en un tiempo.

Artículo publicado en Gigantes: 26/08/2018

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s