Las Cuatro fantásticas del 3×3 Español: Clasificación para el Europeo U18 Femenino

El relato del pre-europeo femenino de 3×3 U18 en el que la Selección Española consiguió la clasificación

El mar Mediterráneo abarrotado por vacaciones, la caldera a todo trapo haciendo sudar a los fotógrafos disfrazados de turistas y el baloncesto entrando en escena con fuerza por Italia. Una modalidad que gusta y atrapa a millones de personas alrededor del planeta, el 3×3, se hizo hueco en el viejo continente para presentarnos un pre-europeo de mucho nivel. La categoría U18 se jugaba su clasificación para la máxima competición de selecciones en Europa, y aunque tanto las chicas como chicos de la Selección Española lograron su objetivo, hoy nos vamos con ellas para relatar una experiencia formidable.

Cuatro fueron las componentes del equipo que consiguió superar el reto: Laura Méndez, Anna Gamarra, Estel Puiggros y Nerea Hermosa. Las cuatro fantásticas. Cuatro bucaneras que asaltaron el tesoro escondido en tierras de vino y pasta. Las piratas españolas, en honor a ese ojo tapado en la celebración que nada tiene que ver con los corsarios y que solo Anna podrá explicarles, pues desde aquí nos reservamos el derecho a guardar silencio.

“Es muy distinto a lo que estamos acostumbradas. Ha sido mejor de lo que esperábamos”, explica Laura, resumiendo una postura que todas ellas comparten. “Acabamos el Mundial, un día de descanso y ya nos llamaron”, comenta Nerea. “Cuando nos lo dijeron nos lo tomamos como un reto”, añade Estel. Y menudo reto, pues apenas tuvieron tiempo para prepararse. Poco tiempo y un año menos que la mayoría de las oponentes no suele ser una buena mezcla para el éxito, pero estas guerreras aprovecharon cada segundo y derribaron todas las murallas en su camino.

“Hicimos tres entrenamientos antes. Uno de tiro en la pista de juego de 20 minutos y un par de ellos para practicar movimientos y aprendernos las normas, que casi ni nos las sabíamos. Ha sido clave llevar un mes trabajando juntas en el Mundial U17”, aclara Anna. Salvo Méndez, todas ellas comparten equipo, el Segle XXI, por lo que ha sido más sencillo entenderse dentro de una pista de dimensiones reducidas y con un reglamento distinto.

“En el 3×3 es todo mucho más intenso y se nota”, dice Laura. “Nos hemos encontrado con jugadoras muy duras, ya no es solo el talento, se permite bastante más el contacto”, añade, dejando clara una de las diferencias más notables a simple vista. Cada metro vale un mundo, por lo que cuesta lo mismo hacerse con su espacio correspondiente.

La selección italiana, como buena anfitriona, enseñó la lección a las nuestras en un primer choque que sirvió para tomar nota y coger impulso de cara a los siguientes compromisos. Anna resume a la perfección la experiencia: “Los partidos son muy rápidos, hay mucho más contacto y no puedes esconderte, es decir, tiene que estar todo el equipo. Al ser solo 4 personas es fundamental”. “En ataque tienes que ser súper vertical, porque las posesiones son de 12 segundos”, comenta de pasada Laura. “No tienes tantas ayudas. A partir de la generación del 1 contra 1 y de los cortes tienes que hacer tú juego y buscar tus ventajas”, añade Estel, dando así con una de las claves.

Tras Italia, todo fueron victorias, cerrando contra el combinado de Andorra al que pasaron por encima. El acierto fue total, pero todo ello vino de una gran concentración en cada encuentro y de un aprendizaje a grandes pasos, grandes como lo son estas chicas. “No había gente tan alta como yo, y aunque tenía que defender a gente más pequeña, en ataque utilizamos mucho mi ventaja”, dice Nerea.

“A los partidos íbamos una hora antes. Mirábamos un partido a la sombra, luego uno en la grada, ya que normalmente era contra uno de los posibles equipos que nos podía tocar, y luego ya con 40 minutos, es decir, dos partidos antes, íbamos a calentar, primero por nuestra cuenta y luego, esto es muy curioso, ya que hacíamos la rueda de calentamiento en otra pista y con el otro equipo”, explica Anna con todo tipo de detalles. “Hicimos rotaciones cortas. Normalmente lo que hicimos fue cambios de un minuto”, explica Laura. “A la que podíamos íbamos cambiando rápido. Cambios ágiles porque de otra forma no aguantas”, sigue Estel para que remate Nerea: “Nosotros no teníamos entrenadora en la banda, así que éramos nosotras las que decidíamos durante el partido”. Ni un respiro durante los encuentros. Hielo y agua para recuperar lo justo.

“Es una experiencia única y es muy distinto a jugar un 5 contra 5. Te ayuda más a confiar en ti misma, y te das cuenta de que todas somos importantes y sin una no haríamos nada”, confiesa Estel. Y es que todas han dado su 100% para inscribir el nombre de España entre las candidatas al oro en el próximo Europeo de 3×3 U18.

El ambiente fue increíble, con unas instalaciones de primer nivel y una grada con ganas de baloncesto. Ellas disfrutaron y nosotros disfrutamos con ellas, con su juego. Una experiencia única, pero esperemos que no irrepetible para las cuatro fantásticas, pues han demostrado que pueden cumplir con cualquier objetivo por complicado que resulte.

El 3×3 sigue creciendo en nuestro país, y gracias a ellas, hoy somos un poco más de esta modalidad. Como dice Anna, si te gusta el baloncesto más divertido, más libre, te gustará el 3×3. Dale una oportunidad.

Artículo publicado en Gigantes: 12/08/2018

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s