Todos los Drafts de la NBA en el Siglo XXI – Año 2000, año de más sombras que luces

El Rookie del año fue para Mike Miller tras una primera temporada en la que jugó todos los partidos con Orlando

La historia de los Draft es larga. La lista es compleja y viene de lejos, por eso nos quedamos con el inicio del nuevo siglo para relatar las elecciones más destacadas desde entonces, para bien o para mal.

No hubo caos, ni apocalipsis con el año 2000. Ninguna de las leyendas urbanas que se rumoreaban entre cerveza y cerveza los días previos al festejo del nuevo año se cumplió, y gracias a ello pudimos llegar al primer draft de esa nueva era intactos y con la ilusión por las nubes.

Top 5

1 – Kenyon Martin (Universidad de Cincinnati) elegido por New Jersey Nets

El jugador formado en Cincinnati fue el primero en descorchar el champán y brindar con su número 1 en la mano.

Kenyon escuchó su nombre y se vistió con la camiseta de los Nets para vivir una época dorada en New Jersey. Su garra en un lado y otro de la pista fue vital, y aunque nunca llegó a ser una estrella capaz de hacer girar toda una franquicia a su alrededor, su primer puesto, viendo el resto del Draft, estuvo bien seleccionado.

Mejor temporada NCAA: (1999-2000) 18.9 puntos, 9.7 rebotes y 1.4 asistencias

Mejor temporada NBA: (2003-2004) 16.7 puntos, 9. 5 rebotes, 2.5 asistencias y 1.3 tapón

2 – Stromile Swift (Louisiana State) elegido por Vancouver Grizzlies

Buenos años los que regaló a la pintura de los Grizzlies, pero sin ir más allá. Jugador correcto que aportó intensidad en ambas canastas y minutos interesantes en la pintura. Bastante pobre para ser un número dos. Un titán universitario que se quedó en lo que pudo ser y no fue. Un caos dentro de la cancha que no terminó de aprovechar sus cualidades físicas. Retirada temprana y problemas fuera de la pista le apartaron de forma definitiva del baloncesto.

Mejor temporada en NCAA: (1999-2000) 16.2 puntos, 8.2 rebotes y 2.7 tapones

Mejor temporada NBA: (2001-2002) 11.8 puntos, 6.3 rebotes y 1.7 tapones

3 – Darius Miles (Instituto East St Louis) elegido por Los Angeles Clippers

Un cometa que pasó cerca pero nunca llegó para quedarse del todo. Demasiado bueno a la par que insensato. Miles aterrizó en la NBA desde el instituto con todo el talento y las cualidades físicas para ser un All Star, pero se perdió por el camino.

Malas decisiones y una ética de trabajo muy cuestionada por sus entrenadores le pusieron una cruz encima que no supo levantar. De esos genios que recordamos aunque su juego en la élite no diera para mucho. Todos hubiéramos apostado por él. Justo cuando parecía despegar, las lesiones le cortaron el vuelo.

Mejor temporada NBA: (2005-2006) 14 puntos, 4.6 rebotes y 1.8 asistencias

4 – Marcus Fizer (Iowa State) legido por Chicago Bulls

De crack universitario a catacrack en la NBA. ‘Baby Barkley’, como le conocían en Iowa State, era potente bajo el aro y tenía las ideas claras. Consciente de sus puntos fuertes y de sus limitaciones, intentó quedarse por su tierra un tiempo, pero el nivel de la mejor liga del mundo fue demasiado para él y acabó por mudarse al viejo continente para exprimir sus condiciones.

Murcia fue uno de los destinos donde se bajó del avión y se vistió de corto. En España recuperó sensaciones y dejó un buen recuerdo, logrando varios MVP de la jornada y promediando 18’9 puntos y 6’8 rebotes por partido. Después, un sinfín de equipos hasta su retirada. Los Bulls no acertaron en su elección.

Mejor temporada NCAA: (1999-2000) 22.8 puntos, 7.7 rebotes y 1.1 asistencias

Mejor temporada NBA: (2001-2002) 12.3 puntos, 5.6 rebotes y 1.6 asistencias

5 – Mike Miller (Florida) elegido por Orlando Magic

Rookie del año. Un quinto puesto justo que se fue hasta los 11.9 puntos y 4 rebotes por partido en su primera campaña en la NBA para acaparar los focos y los premios. No se perdió ningún duelo ese año, jugando los 82 del curso con Orlando. Fue poco a poco, pero siempre siendo importante en los equipos por los que fue pasando.

Sabiendo reinventarse con el paso del tiempo, acabó siendo pieza clave en los vestuarios, elevando su voz de la experiencia para los jóvenes procedentes de la universidad. Un doble campeón de la NBA con los Heat de LeBron, Wade y Bosh que nunca descartes que pueda volver, aunque ahora se encuentre sin contrato ni franquicia. Mejor sexto hombre en la campaña 2005-2006.

Mejor temporada NCAA: (1999-2000) 14.1 puntos, 6.6 rebotes y 2.5 asistencias

Mejor temporada NBA: (2006-2007) 18.5 puntos, 5.4 rebotes y 4.3 asistencias

Elecciones de interés:

8 – Jamal Crawford (Michigan) elegido por Chicago Bulls

Seguramente, viendo su recorrido, podría haber sido número uno. Un anotador brutal con uno de los mejores crossover que se han visto en los últimos 20 años. Manos prestas y ágiles que nunca han rechazo una última posesión, una bola caliente. Fiable y comprometido con su rol dentro de las plantillas donde ha estado, brillando de manera especial como sexto hombre.

Como dato, para que quede clara su relevancia, lleva promediando más de 10 puntos por partido desde 2002, consiguiendo estar por encima de los 18 en 5 de ellas y sobrepasando la barrera de los 50 puntos en un partido con tres franquicias diferentes, algo que solo han logrado Bernard King, Wilt Chamberlain y Moses Malone. Mejor sexto hombre de la liga tres años (2010,2014 y 2016).

Mejor temporada NCAA: (1999-2000) 16.6 puntos, 2.8 rebotes y 4.5 asistencias

Mejor temporada NBA: (2007-2008) 20.6 puntos, 2.6 rebotes y 5 asistencias

16 – Hedo Turkoglu (Efes Pilsen) elegido por Sacramento Kings

El Jugador más mejorado en la temporada 2007-2008 con 19.5 puntos, 5.7 rebotes y 5 asistencias por encuentro. Un turco que disfrutó en Orlando de sus mejores años. Magia como su franquicia. Un alero todoterreno que supo encontrar un hueco en la NBA y alcanzar unas finales.

No es que haya sido un jugador franquicia, pero sí que llegó a ser un gran complemento para las estrellas a las que rodeó y apoyó con su competitividad y su gran comprensión del juego. Pasión otomana que lideró a su selección hasta una plata en el Mundial 2010.

Mejor temporada NBA: (2007-2008) 19.5 puntos, 5.7 rebotes y 5 asistencias

18 – Quentin Richardson (Universidad DePaul) elegido por Los Angeles Clippers

Dos hermanos asesinados. El primero a tiros en 1992 con solo 23 años y el segundo con 31 en 2005 durante un robo. Una madre con cáncer fallecida en 1992 y un tatuaje que les recuerda a los tres y a su abuela. Todo ello es Quentin. Una historia de superación que alcanzó la NBA y voló bajo pero con carisma por la liga. Mates y triples para dejar su seña y unos años de nivel más que aceptable.

Pudo llegar más alto, pues tenía condiciones para ello, pero su irregularidad la impidió dar ese salto de nivel que tantas veces prometió con su juego. Un primera ronda que brilla entre las tinieblas de este primer Draft del siglo.

Mejor temporada NCAA: (1998-1999) 18.9 puntos, 10.5 rebotes y 1 asistencia

Mejor temporada NBA: (2003-2004) 17.2 puntos, 6.4 rebotes y 2.1 asistencias

Mayor fracaso:

6 – DerMarr Johnson (Universidad de Cinccinati) elegido por Atlanta Hawks

Unos milímetros le salvaron de la tragedia. Corría el año 2002 y el alero de, por aquel entonces, los Hawks de Atlanta, se rompía el cuello en un accidente de automóvil. Por suerte para DerMarr, su vida nunca corrió serio peligro, todo lo contrario que su carrera en la NBA.

Nunca despegó y ni corroboró todas las palabras y comparaciones que recibió. Su talento era inmenso y había puestas muchas esperanzas en que fuese un jugador diferencial de esos que marca una época. Magic Johnson y Penny Hardaway fueron algunos de los nombres que salieron al mencionar su nivel. ¡Ahí es nada!

“DerMarr Johnson fue Kevin Durant antes que Kevin Durant”, decía Michael Sweetney, ex jugador de la NBA, al diario Vice Sports. Nadie dudaba de él, menos el propio DerMarr.

Mejor temporada NCAA: 12.6 puntos, 3.8 rebotes y 1.4 asistencias

Mejor temporada NBA: (2001-2002) 8.4 puntos, 3.4 rebotes y 1.1 asistencia

Mayor robo:

43 – Michael Redd (Ohio State) elegido por Milwaukee Bucks

Poco que decir de un jugador que marcó una época en los Bucks. Anotador insaciable. Un tirador extraordinario que explotó en la NBA todo su potencial ofensivo. Cuantos equipos se tiraron de los pelos al ver que habían dejado escapar un jugador capaz de dictar sentencia a falta de escasos segundos para la bocina final, y más teniendo en cuenta la pobreza del Draft.

Medalla de oro con Estados Unidos en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008. Miembro de una plantilla única por méritos propios y compromiso. All Star en 2004 y miembro del tercer mejor equipo de la NBA ese mismo año.

Mejor temporada NCAA: (1997-1998) 21.9 puntos, 6.5 rebotes y 3 asistencias

Mejor temporada NBA: (2006-2007) 26.7 puntos, 3.7 rebotes y 2.3 asistencias

Artículo publicado en Gigantes: 06/06/2018

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s