Iris Junio: “Después del choque contra Francia cambiamos el chip”

La MVP del Europeo U20 Femenino nos habla del campeonato

La Selección Española U20 Femenina se coronó en Hungría campeona del viejo continente. Las talentosas guerreras del combinado nacional lucharon y trabajaron muy duro para obtener el ansiado premio, y la máxima expresión la encontramos en una jugadora especial, diferente y simpática al otro lado del teléfono nada más descolgar, Iris Junio.

Poco tiempo después de bajar del avión en la capital española, Iris nos atiende para contarnos una de las mejores experiencias de su vida dentro de la cancha, la conquista de ese oro que, además, vino acompañado del premio a la mejor jugadora del torneo (MVP). “Sabíamos que iba a ser difícil, que no éramos favoritas, que Francia era favorita. Sabíamos que Italia también estaba metida, que podía pasar cualquier cosa. Sin embargo, al final nos ha salido bien la jugada”, comentaba Iris.

España llegaba al evento con muchos cambios en su plantilla, empezando por el banquillo. Miguel Méndez estrenaba su cargo en un gran torneo, y no pudo hacerlo de mejor manera. “Al principio de la concentración estábamos todas súper nerviosos, porque cuando estás con un entrenador nuevo esperas que él te esté diciendo cosas, que hable en los entrenamientos, pero no decía nada. Al principio estábamos descolocadas y no sabíamos qué quería de nosotras. Él nos decía que no hablaba porque nos estaba observando y se dedicaba, en los entrenamientos, a mirar y ver que hacíamos, y ya más adelante comenzó a decir que quería de cada jugadora, pero, al final, ha salido genial. Los entrenadores nos han ayudado mucho y nosotras también a ellos”, explicaba Iris, sobre un proceso que no fue el esperado para muchas de ellas, pero que ha terminado por convertirse en parte de una historia mágica y fantástica.

Los primeros choque fueron pequeños pasos en el camino, pero el primer obstáculo, y quizás el más serio, no apareció hasta los Cuartos de Final en forma de Torre Eiffel. Francia, el hueso más duro de roer, aparecía entre España y las medallas.

“Nosotras tuvimos un torneo de preparación en Bélgica y, el primer partido, para empezar bien, jugamos contra Francia y perdimos de casi 20 puntos. Nos pasaron por encima, jugamos fatal, parecía que no teníamos brazos (risas). Entonces, hicimos scouting, trabajamos mucho, les planteamos una defensa que les costó mucho, en ataque estuvimos muy finas y ellas no tanto, fue un encuentro muy duro y creo que ellas se confiaron un poco, ya que nos habían ganado antes y siempre nos habían ganado. Nos lo merecíamos, porque llevábamos tanto tiempo sin ganar a Francia que tocaba. Fue la final adelantada”, terminaba Iris sobre un duelo que se decidió a falta de 4 segundos gracias a una canasta de su propia cosecha. Sensacional y con el talento de las grandes jugadoras. Decisiva en un momento vital.

Holanda esperaba en Semifinales, pero todo había cambiado tras ganar al país vecino. “Después de Francia, cuando el árbitro pitó el final, empezamos a llorar todas de la alegría, de la emoción de haberlo conseguido. Lo veíamos…No sé si imposible es la palabra, pero sí muy difícil. Después del choque contra Francia cambiamos el chip y dijimos ‘Si hoy hemos ganado a Francia, nos podemos comer el mundo’.

Una vez superada la prueba de fuego contra Holanda, tocaba agarrar la gloria ante Serbia, y desde el principio, nada más iniciarse el encuentro, las españolas pisaron el acelerador y dejaron claro que el primer puesto sería para ellas. “En el descanso ante Serbia sabíamos que, por una parte, teníamos que tener mucho cuidado, pero por otra parte, teníamos tanta confianza en nosotras mismas que sabíamos que lo teníamos ahí, pero hasta el final del partido no se podía celebrar nada”, explica Iris con total naturalidad.

“¿Hasta cuándo habéis estado celebrando o hasta cuando vais a estar celebrándolo?”, pregunto a Iris, aunque soy consciente de que un título así no se borrará de sus cabezas nunca. “Esa noche lo celebramos mucho. Nos prepararon un local y estuvimos todos los equipos. Creo que lo vamos a seguir celebrando hasta navidades”.

La victoria de España fue muy seguida por todos los amantes del mundo del baloncesto, demostrando, una vez más, que el baloncesto femenino es una fuente de adrenalina de la que es difícil desengancharse. Todo un conglomerado de emociones. Un subidón con cada partido. “Muchísimas muestras. Estábamos súper contentas, ya que, para empezar, queríamos que la final se diese en Teledeporte y se dio. Había mucha gente animando, mucha gente viendo el encuentro y estábamos contentas por eso. Al final, a cualquier deporte femenino no se le da tanta importancia como el masculino, y que nos haya visto tanta gente, que haya pasado todo esto, nos pone más alegres, y encima ganamos y jugamos bien”, dice Iris.

Después de conquistar el oro, tocaba recibir el MVP, aunque Iris no lo esperase. “Si te soy sincera no me lo esperaba, no quiero ser humilde, de verdad. Todas mis compañeras me decían que seguro que iba a ser yo, pero yo estaba contenta con la medalla que era lo importante y no me lo esperaba para nada”.

Ahora, con la mochila cargada de éxito, toca poner rumbo a la universidad de Arizona State, donde jugará esta temporada en la NCAA. “Mi entrenadora me ha felicitado, me ha dicho que descanse y que en un par de días comience a entrenar, que necesito llegar en forma a los entrenamientos”, explicaba Iris.

Artículo publicado en Gigantes: 17/07/2018

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s