La Bella y la Bestia

El tiempo y la vida. Dos palabras ligadas para siempre. Unas agujas que marcan el devenir de un reloj finito e infinito a la vez. Que contradicción tan efímera y duradera al mismo tiempo. Tan bella y tan bestia. Tan real e injusta como el tiempo y la vida. Una relación forzada e irrompible.

La vida no se ha parado desde que nació. Sus pasos han evolucionado y no se detendrá. Creemos saber de dónde viene pero no hacia dónde va. Su sendero es desconocido, pero incontables aventureros han buscado el suyo desde el comienzo de los tiempos. Y ya la propia expresión nos guía hacia ese reloj que marca el ritmo de la vida. Ese segundero que determina el latido de un corazón que tiene fecha de caducidad para tantas almas encontradas en un mundo limitado cuyo tiempo se agotará.

El tiempo es breve. No sabes cuándo será el último paso que des, pero tampoco puedes obviar que lo más seguro es que encuentres otro. No hay que confundir vivir al máximo con ser un loco. Jugar con el tiempo es tan importante como jugar con los límites, tienes que saber hasta qué punto puedes arriesgar. Hay que seguir quemando el tiempo, consumiendo cada segundo que nos regale la vida, pero con una pizca de cabeza y dos tazas de insensatez.

Vivir es la mejor experiencia que te puede tocar, y el tiempo la única que no puedes alargar. Piensa en ello antes de tirar tu tiempo y tu vida por la borda. Hay barcos que solo pasan una vez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s